background image
FORESTA
68
Especial Cantabria, junio 2001
S
egún la tipología biogeográfica
de Europa propuesta por Rivas-
Martínez (1987), los pastos de
Cantabria se situarían, mayorita-
riamente, dentro del Reino Holártico,
en la región Eurosiberiana, provincias
Cántabroatlántica (norte y nordeste) y
Orocantábrica (sur y sudoeste). Dentro
de la primera ocuparían parte de la sub-
provincia Cántabro-Euskalduna, mien-
tras que en la segunda estarían inclui-
dos en los sectores Campurriano-Ca-
rrionés y Ubiñense-Picoeuropeano. Ha-
bría una pequeña parte de ellos encla-
vados en la región Mediterránea y, más
concretamente, en el sector Castellano-
Cantábrico de la provincia Aragonesa.
Tiene, por lo tanto, la mayoría del terri-
torio un carácter ómbrico (ausencia o
corta duración de la sequía estival).
En una clasificación informal y rela-
cionada con la topografía y el clima,
que condicionan el sistema de manejo,
se suelen diferenciar los
pastos bajos,
en la comarca costera y municipios li-
mítrofes, que soportan mayoritariamen-
te una ganadería lechera, y los
pastos
de montaña
, donde se alternan ganade-
rías de aptitud cárnica y lechera, con
claro predominio de la primera.
Los
pastos bajos
están constituidos,
fundamentalmente, por praderas natu-
rales, de calidad variable en función de
su manejo. En esta zona es donde más
desarrollado está el uso de cultivos fo-
rrajeros, especialmente el "ballico"
(Lolium multiflorum), bien en monocul-
tivo o bien en alternativa con el maíz
forrajero. Otros cultivos forrajeros utili-
zados, aunque en mucha menor medi-
da, son: el sorgo (en realidad el híbrido
de sorgo forrajero y pasto del Sudán), el
nabo y el girasol, estos dos últimos en
claro descenso. La implantación de pra-
deras artificiales es una práctica que va
en aumento paulatino y merece un tra-
tamiento detallado.
La renovación de las praderas se
realiza en la actualidad mediante técni-
cas poco agresivas para el medio am-
biente. Se va generalizando el uso de
máquinas que con laboreos muy super-
ficiales entierran la semilla y el abono
localizadamente. En la actualidad está
Pasto con carga ganadera insuficiente, ocupado por las malas hierbas.
Los pastos
Descripción y gestión
En el mosaico paisajístico de Cantabria
predominan los pastos, considerando
como tales cualquier producción vegetal
(natural o artificial) que proporcione
alimento al ganado, bien a diente (en
pastoreo) o bien como forraje (en verde o
conservado). Destacan entre ellos las
tierras para pastos permanentes, que
representan un 46% de la superficie
agraria útil (SAU), sobre otros tipos de
pastos como los eriales, matorrales, bosque
bajo ralo o los propios cultivos forrajeros.
En total, unas tres cuartas partes de la SAU
de Cantabria son susceptibles de ser pasta-
das. Dentro de los pastos permanentes, los
prados y praderas representan un 68,7%.
Texto y fotos: Benito Fernández
Ingeniero Agrónomo.
Jefe de Servicio de la Consejería de
Ganadería, Agricultura y Pesca
background image
FORESTA
69
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
recomendado casi unánimemente el
uso de mezclas binarias gramínea-legu-
minosa. Las especies pratenses más uti-
lizadas son el raygrás inglés (Lolium pe-
renne)
y el trébol blanco (Trifolium re-
pens
), acompañados en ocasiones del
raygrás híbrido (Lolium hibridum). Sin
embargo, en Cantabria, al ser una re-
gión con gran variedad de ecosistemas,
localizados en sus diversos valles, para-
lelos y perpendiculares al mar, con
cambios sensibles en las condiciones
topográficas , edáficas y climatológicas,
se debe huir de la "receta" y utilizar la
mezcla adecuada en función del lugar
de implantación, del uso que se preten-
da realizar de la pradera (pastoreo/ he-
nificado/ "zero grazing"/ ensilado) y de
las necesidades cuantitativas, cualitati-
vas y estacionales de forraje.
Dentro del proyecto de investiga-
ción cofinanciado por el INIA,
"Comportamiento de diversas especies
pratenses y de sus mezclas binarias gra-
mínea-leguminosa en la Cornisa Cantá-
brica"
, se han realizado estudios que
evidencian otras especies de alto inte-
rés para su uso en dichas mezclas. Así,
y teniendo en cuenta la existencia de
un período estival de sequía, mayor o
menor según el año y la zona, y para
sistemas ganaderos con necesidades fo-
rrajeras estabilizadas a lo largo del año,
puede ser muy interesante el uso de la
festuca y del dactilo, especies que, al
enrraizar a más profundidad, son más
difíciles de implantar pero presentan
mayor resistencia a la sequía, dando
mayor producción estival y otoñal que
los raygrases
(Gráfico 1)
. Es importante
en estas especies el uso de variedades
con un periodo largo entre el estadio
"espiga a 10 cm" y el espigado. El bro-
mo se ha comportado muy bien desde
una perspectiva productiva y estacio-
nal, pero, por ahora, tiene el inconve-
niente de su escasa apetecibilidad por
el ganado. Las producciones medias
obtenidas en el periodo experimental
1990-1992 pueden verse en la
Tabla 1
.
Dentro de las leguminosas, y en espe-
cial para praderas de corte, se ha mos-
trado muy interesante la alfalfa, tanto
en monocultivo como en su mezcla
con gramíneas. En el Gráfico 2 se mues-
tran las producciones estacionales y
anuales medias de las leguminosas en
estudio, en el conjunto de sus mezclas
binarias.
Los
pastos de montaña
se subdivi-
den en: las praderas naturales de las ex-
plotaciones, situadas en general en las
zonas bajas y medias de los valles, y los
pastos de aprovechamiento comunal,
formados por pastizales, erial a pastos y
bosque ralo escasamente poblado.
Los pastos de las parcelas suelen ser
aprovechados en pastoreo, tanto en pri-
mavera como en otoño, pero su destino
fundamental es la reserva de forraje pa-
ra el periodo invernal. El pastoreo en
muchas zonas de montaña es en régi-
men de "derrotas" (aprovechamiento
colectivo en pastoreo y selectivo, por el
Primavera
Verano
Otoño
Total año
6156
1605
1110
8871
7995
1886
1026
10906
7236
1903
1205
10344
Testigo
Raigrás italiano Raigrás inglés
7219
1872
1125
10216
Raigrás híbrido
6898
2050
1486
10434
Dactilo
7265
2167
1561
10993
Festuca alta
7121
1870
1231
10222
7337
1971
1445
10753
Fleo
Holco
7646
2055
1544
11245
Bromo
PRODUCCIÓN ESTACIONAL Y ANUAL. MEDIA 1990-1992 (kg materia seca/ha)
Gráfico 1:
Producciones estacionales. Periodo 90-92
Gramíneas (toneladas m.s./ha)
Gráfico 2:
Producción estacional. Periodo 90-92
Leguminosas (kg m.s./ha)
Tabla 1: Producción de las gram´neas en el conjunto de sus mezclas binarias
La renovación de las praderas se realiza en
la actualidad mediante técnicas poco agresivas para
el medio ambiente. Se va generalizando el uso de
máquinas que con laboreos muy superficiales
entierran la semilla y el abono localizadamente.
´
´
background image
FORESTA
70
Especial Cantabria, junio 2001
titular de sus dererechos de uso, para
heno). Este es un régimen secular con
importantes beneficios (espacios abier-
tos sin cercas, recolección colectiva,
complementariedad del pastoreo con
especies mayores y menores, etc.), pero
que bajo los sistemas de producción ac-
tuales va perdiendo su fundamento. El
sistema predominante de conservación
del forraje en estas zonas, especialmen-
te si está asociado a la ganadería exten-
siva, es el henificado, aunque con la
normalización de las rotoempacadoras
se está extendiendo el uso del ensilado.
La calidad de estos henos se ha anali-
zado mediante un programa desarrolla-
do en el período 1988-1990, en una
primera fase, y en el año 1994 en la se-
gunda, con la colaboración de las
Agencias de Extensión y Formación
Agrarias. En la
Tabla 2
pueden obser-
varse sus calidades y las producciones
unitarias. Es apreciable el bajo conteni-
do en proteína asociado a elevados por-
centajes de fibra y materia seca, propio
de forrajes en avanzado estado fisioló-
gico. Hay que destacar por otro lado
que el manejo de muchas de estas par-
celas podría enclavarse dentro de la
producción ecológica, ya que, en los
años de estudio, más del 55% no se
abonaban con fertilizantes de síntesis y
no se encalaban con producto alguno.
Los pastos que crecen en las zonas
montañosas de aprovechamiento co-
munal sostienen a la cabaña ganadera
de estas zonas normalmente durante el
final de la primavera, los meses estiva-
les y parte del otoño, y a la fauna salva-
je herbívora durante todo el año. Sus
composiciones florísticas son muy va-
riadas, con gran número de asociacio-
nes fitosociológicas, variando en igual
medida las producciones y sus calida-
des. De los estudios realizados desde el
año 1988 , sobre los pastos de los mon-
tes situados en el eje Besaya y en la co-
marca de Campoo - Los Valles, se des-
tacan algunas conclusiones:
Las diferencias de producción de
materia seca de la vegetación herbácea
espontánea (V.H.E.) en los diferentes
montes, evaluadas como medias de los
puntos de control situados en cada uno,
son muy importantes. Las producciones
medias a lo largo del periodo estudiado
varían entre 3.200 y 6.400 kg, con una
media de 5.150 kg
(Tabla 3)
.
A pesar del punto anterior, los aná-
lisis estadísticos realizados reflejan que
las diferencias productivas entre los
puntos situados dentro de cada monte
son más significativas que las halladas
entre los distintos montes.
La calidad de la V.H.E. de los dife-
rentes montes en estudio, analizada a
través de cualquiera de sus parámetros,
refleja diferencias muy importantes (v.g.:
proteína bruta entre 13 y 18%, digesti-
bilidad "in vitro" entre 39 y 56%, fósfo-
ro entre 0,24 y 0,12). El contenido en
fósforo, en todo caso, es bajo para las
necesidades de los rumiantes
(Tabla 4)
.
Agrupados los diferentes puntos de
control no por montes sino por comu-
nidades vegetales - en función de los in-
ventarios florísticos, el sustrato litológi-
co y las series de vegetación arbustiva y
arbórea - y seleccionando sólo aquellas
de mayor ocupación espacial, resultan
cinco comunidades, dos sobre sustrato
ácido (Jasiono laevis-Dantonietum de-
cumbentis
y Brezal) y tres sobre sustra-
to calizo (Mesobromion, Xerobromion
y Lastonares). Entre ellas, las diferencias
productivas son también significativas,
Nº muestras
Altitud media (m)
Producción (kg/ha)
Humedad
Proteína
Cenizas
FAD
FND
LAD
Fósforo
Calcio
Digestibilidad MS*
EM / kg MS
54
861
-
14,67
8,54
6,38
41,62
58,82
7,45
0,19
0,78
56,86
1,74
30
754
4.805
12,63
7,14
6,70
37,89
63,53
6,57
0,10
0,66
54,57
1,87
84
663
4.200
13,26
8,27
6,29
38,41
66,10
5,55
0,19
0,73
58,25
1,86
168
733
4.345
13,56
8,18
6,38
39,22
63,73
6,22
0,18
0,73
57,40
1,83
31
491
4.525
14,96
9,03
7,23
42,28
70,78
8,44
0,14
0,87
48,01
1,74
1988
AÑO
PRODUCCIÓN
MEDIA
AÑO
1989
1990
88-90
1994
ALS
ARG
BAR
CEL
MOR
PAL
REB
RIO
SOM
VIL
Media
4839 bc
5635 abc
4380 cd
5892 ab
6389 a
6267 a
3195 d
5178 abc
5472 abc
5755 ab
5149
29.03 bc
29.09 bc
1.81 b
1.82 b
25.85 cd
23.21 d
37.11 a
31.46 b
28.35 bc
31.30 b
30.52
Materia seca (kg/ha)
PRODUCCIÓN
MONTES
% MS
ALS
ARG
BAR
CEL
MOR
PAL
REB
RIO
SOM
VIL
Media
15.6 def
1.81 ab
16.1 cde
1.81 ef
16.4 bcd
1.81 a
2 g
2.81 fg
17.6 abc
14.2 fg
15.71
1.81 e
2 a
49.4 bc
2.81 d
2.82 e
53.0 ab
48.0 cd
1.81 a
49.4 bc
46.7 cd
47.91
33.1 bcd
1.81 d
1.82 cd
1.83 ab
2 bc
2.81 cd
2.82 a
2.83 cd
2.84 cd
34.7 bc
33.29
Proteína
PARÁMETROS DE CALIDAD
MONTES
Dig. MS
FAD
1.81 b
1.82 b
8.8 ab
11.0 ab
1.81 b
1.82 b
1.83 a
9.2 ab
9.1 ab
11.5 a
9.54
LAD
0.21 abc
1.81 a
0,20 abc
1.81 de
0.17 cde
1.81 ab
1.82 e
0.17 cde
0.18 bcd
0.15 de
0.18
Fósforo
1.81 f
1.82 ab
0.81 cde
1.83 e
1.84 f
1.85 bc
1.86 a
1.87 a
1.88 cd
0.69 de
0.85
Calcio
1.74 ab
1.81 a
1.62 ab
1.55 ab
1.66 ab
1.66 ab
1.81 b
1.82 a
1.53 ab
1.73 ab
1.64
Potasio
Producción
Composición
% Materia seca
Cenizas (% sms)
PB (% sms)
FND (% sms)
FAD (% sms)
LAD (% sms)
DMO (% sms)
Fósforo (% sms)
Calcio (% sms)
5543,5 a
26,78 a
7,69 b
15,51 b
68,17 a
34,09 a
7,27 ab
38,63 c
0,20 ab
0,35 c
4265,8 ab
30,60 a
8,98 ab
14,84 bc
60,47 bc
33,02 a
8,48 ab
46,41 b
0,13 b
0,72 b
5221,1 a
30,73 a
10,98 a
13,78 bc
62,12 b
34,89 a
9,14 a
46,31 b
0,13 b
0,91 b
JI-Dd
AGRUPACIÓN FITOSOCIOLÓGICA
Brezal
Lastonar
5960,7 a
26,75 a
9,03 ab
17,85 a
54,66 c
29,59 b
6,80 b
54,97 a
0,22 a
0,87 b
Mesobromion
3261,4 b
30,99 a
9,96 ab
13,13 c
54,57 c
32,63 a
8,33 ab
54,39 a
0,14 b
1,13 a
Xerobromion
Tabla 2: Producción cualitativa y cunatitativa de henos de Cantabria
Tabla 3: Producción cualitativa (% MS)
y cuantitativa de henos de Cantabria
Tabla 4: Calidades de la vegetación herbácea espontánea de montes de Cantabria
Tabla 5: Comparación productiva entre las agrupaciones fitosociológicas
background image
oscilando entre 3,2 y 6 toneladas de
materia seca por hectárea para el
Xerobromion y el Mesobromion respec-
tivamente. Las diferencias entre los pa-
rámetros de calidad también son impor-
tantes
(Tabla 5).
Entre las agrupaciones de pastos es-
tudiados se observan diferencias intere-
santes al analizar parámetros ecológi-
cos. Así, la producción aumenta en los
pastos de mayor altitud (zonas en con-
trol entre los 750 y los 1.300 metros),
así como en los situados sobre sustrato
básico y en los ubicados en zonas con
potencial bioclimático positivo (mayor
intensidad bioclimática real y menor in-
tensidad bioclimática seca). En el
Gráfico 4 pueden apreciarse los diagra-
mas bioclimáticos correspondientes a
dos de los montes, durante cinco de los
años estudiados, donde se aprecian las
diferencias entre las zonas tratadas.
No se pueden tratar los pastos sin
considerar los animales que los utilizan
y su sistema de aprovechamiento, ya
que existe una importante relación en-
tre ellos. Así, la biodiversidad vegetal
de los pastos de montaña y su distribu-
ción relativa dependen en gran medida
de los animales que los utilizan. No só-
lo de su cantidad (subpastoreo o sobre-
pastoreo), sino también de su composi-
ción. Así, la inexistencia de ganado me-
nor (ovino y caprino) en alguno de
nuestros puertos ha dado como conse-
cuencia la invasión del monte por espe-
cies vegetales no consumidas por el ga-
nado existente (bovino y caballar). Este
pastoreo selectivo es causa fundamen-
tal de alguna de las consideradas ya co-
mo plagas y cuyo tratamiento de con-
trol y erradicación comportará muchos
esfuerzos y un alto coste.
FORESTA
71
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
Gráfico 3: Zonas estudiadas en los programas de montes y de henos
Gráfico 4