background image
22
n.
o
24, 4
o
trimestre 2003
TÉCNICA
COMUNICACIÓN
Enrique Rodríguez Salinero
Ingeniero Técnico Forestal
Pablo Martín Pinto
Ingeniero Técnico Forestal
Ingeniero de Montes
Departamento de Producción
Vegetal y Silvopascicultura
Escuela Técnica Superior
de Ingenierías Agrarias
de Palencia
Universidad de Valladolid
La prevención de riesgos
laborales en las labores de
extinción de incendios forestales
P
ablo
Martín
Pinto
Labores de extinción con tractor de cadena. En la fotografía puede verse al tractor de cadena realizando
un ataque directo al frente de llama mediante el empleo de la pala frontal
La Prevención de Riesgos Laborales tiene una importancia esencial para
el adecuado desempeño de la labor profesional de millones de personas
en todo el mundo. Los trabajadores del Sector Forestal se encuentran
sometidos a graves riesgos en el desarrollo de su trabajo en campo.
Dentro de este sector, el operativo de extinción de incendios forestales
está especialmente expuesto a situaciones de alto riesgo.
Este trabajo se ha llevado a cabo con el objeto de identificar las
actividades que suponen un mayor riesgo para este operativo. Una vez
identificadas, y con una adecuada formación, se pretende evitar o redu-
cir en lo posible la exposición de los trabajadores a estos riesgos. Para
ello, se ha seguido la metodología del INSHT (Instituto Nacional para la
Seguridad e Higiene en el Trabajo), que ha permitido identificar el ata-
que directo al fuego con tractor de cadenas y las labores de sofocación
como las actividades que entrañan mayor riesgo. Sin embargo, no se
puede olvidar que muchas de las actividades realizadas por este perso-
nal suponen un riesgo grave o inminente. Por último, se proponen una
serie de medidas preventivas asociadas a cada actividad con el fin de
reducir su peligrosidad.
background image
INTRODUCCIÓN
E
l fuego, actualmente, es la principal
amenaza para la supervivencia de
los bosques y es responsable de la
degradación de la vegetación, así como
del modelado del paisaje (Vélez, 2000).
La correcta formación del personal es
esencial para garantizar el éxito en las
labores de extinción de incendios fores-
tales. En este sentido, se requiere que
sea completa y esté debidamente regu-
lada, y debe contarse con instrucciones
que la complementen adecuadamente
(Porrero y Ortega, 2000). Es imprescin-
dible analizar los riesgos a los que está
expuesto este personal, y a partir de
ahí proponer medidas preventivas para
evitar las pérdidas humanas que se
producen año tras año y que suponen
una verdadera tragedia. Para conocer
estos riesgos, es necesario llevar a
cabo un estudio exhaustivo tanto de
las tareas de extinción como de las
herramientas y maquinaria utilizadas
en estas tareas (Pascual, 2000).
La siniestralidad laboral se com-
bate desde 3 frentes diferentes, que
se complementan entre sí: previsión,
protección y prevención. Se pretende
que la prevención de riesgos laborales
tenga como finalidad la protección de
la vida, la integridad física y la salud
del trabajador y de sus compañeros.
Las actividades que se realizan en
la extinción de incendios forestales
implican una combinación de riesgos
naturales y materiales para la salud y
la seguridad de quienes las llevan a
cabo. Los riesgos naturales se deben,
en general, al terreno abrupto, de
configuración irregular y densamente
poblado de vegetación, y a condiciones
de trabajo adversas a causa de los
rigores del clima, que incluyen calor
o frío intenso. Los riesgos materiales
vienen marcados por la utilización de
herramientas manuales y mecánicas,
así como maquinaria ligera y pesada.
La frecuencia de accidentes de grave-
dad aumenta cuando las jornadas de
trabajo son largas y existe falta de pro-
fesionalidad. La Prevención de Riesgos
Laborales en el ámbito de los incendios
forestales debe acometerse funda-
mentalmente para evitar pérdidas hu-
manas, ya que, lamentablemente, cada
año, miles de trabajadores forestales
mueren, son heridos o quedan mutila-
dos en accidentes provocados por la
insuficiencia de medidas de seguridad
y el peligro inherente a las tareas
forestales (Dirección General para la
Conservación de la Naturaleza, 1997,
1998, 1999, 2000, 2001).
Uno de los objetivos principales en
la prevención de riegos laborales es
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
23
Arriba. Operativo de extinción. Puede observarse como, mediante el empleo
de mecheros, están ensanchando la línea de defensa
Izquierda arriba. Labores de extinción con tractor de cadena. El tractor abre
la líenea de defensa y la brigada, detrás, apoya la labor de extinción.
Izquierda abajo. El operativo de extinción hace un tendido de manguera
para realizar labores de remate del incendio.
P
.

Martín
Pinto
P
.

Martín
Pinto
P
.

Martín
Pinto
background image
concienciar al personal de los princi-
pales riesgos a los que está expuesto
en su trabajo y de la importancia de
prevenirlos. Al mismo tiempo, preten-
de también proporcionar al operativo
nociones básicas referentes a aquellos
aspectos de su trabajo que puedan en-
trañar algún tipo de riesgo, mitigando
así las consecuencias que los riesgos
suponen para los trabajadores. En este
sentido, es importante que el opera-
tivo utilice los Equipos de Protección
Individual (EPI) para desempeñar sus
tareas, ya que su uso disminuye en
gran medida los riesgos a los que se
exponen (Vélez, 2000).
De forma general, los riesgos labo-
rales presentes en las labores de extin-
ción de incendios forestales se derivan
de tres circunstancias interrelaciona-
das: actuación fuera de la estrategia
general, pérdida de comunicaciones
entre especialistas intervinientes con
el consiguiente desconocimiento de
la ubicación de los grupos de trabajo
y, por último, utilizar técnicas inade-
cuadas en cuanto al análisis del com-
portamiento del fuego en el incendio
(Martínez, 2000). De cualquiera de
estas circunstancias puede derivarse
una situación de peligro por afección
de una vía de escape o alteración del
frente de avance del incendio que com-
prometa la seguridad de las personas.
METODOLOGÍA
P
ara llevar a cabo el presente tra-
bajo ha sido necesario realizar dos
importantes labores en campo. Por un
lado, se han observado y analizado
las actuaciones llevadas a cabo por
el operativo de extinción de incendios
forestales. Por otro, se ha entrevistado
al personal de extinción con el fin de
obtener una información real de los
riesgos existentes en el desempeño de
su labor profesional. Esta información
ha sido recopilada durante la campa-
ña estival de 2003, en las bases de
24
n.
o
24, 4
o
trimestre 2003
Operativo de
incendios
forestales
(Tareas)
gravedad
del daño
Probabilidad
Zona de trabajo
Clima
Ecología
Vegetación
Fauna
Equipos
Maquinaria
Herramientas
Fase 1
Límites de evaluación
Fase 2
Evaluación de riesgos
(Listado)
Fase 3
Valoración del riesgo
Fase 4
Medidas preventivas
Figura 1. Diagrama de flujo seguido por el I.N.S.H.T.
Abajo. Equipo de extinción de la base de Medina de Pomar (Burgos)
Derecha. Equipo personal de cada miembro del operativo de extinción
P
.

Martín
Pinto
E.

Rodríguez
Salinero
background image
Puerto del Pico (Ávila) y Medina de
Pomar (Burgos).
El método utilizado para la
Evaluación de Riesgos es el empleado
actualmente por la Junta de Castilla
y León, siguiendo las instrucciones y
recomendaciones del INSHT (Instituto
Nacional para la Seguridad e Higiene
en el Trabajo). El proceso seguido en la
evaluación de riesgos ha constado de
las siguientes fases (Figura 1):
Fase 1. Determinación de los
límites de la evaluación
En primer lugar, estudiamos las
condiciones en las que se llevaron a ca-
bo los trabajos; por un lado, las carac-
terísticas de la zona de trabajo (clima,
vegetación, fauna, etc.); por otro lado,
las características de los equipos, má-
quinas y herramientas empleadas. Por
último, se analizaron detalladamente
los puestos de trabajo y la asignación
de las tareas.
Fase 2. Evaluación de los riesgos
laborales. Lista de riesgos.
Una vez determinados los límites
de la evaluación, se estableció una
relación de riesgos existentes en las
tareas de extinción de incendios fores-
tales (cuadro de peligros existentes en
la extinción de incendios forestales).
Para ello, se consultó con personal del
operativo de extinción de la provincia
de Ávila, que aportó importante infor-
mación sobre estos riesgos.
Fase 3. Estimación y valoración
del riesgo
Para valorar el riesgo deben tenerse
en cuenta la gravedad del daño y la
probabilidad de que ocurra dicho daño.
Primero, para determinar la gravedad
del daño se consideró cuáles son las
partes del cuerpo que se ven afectadas
y la naturaleza del daño. En segundo
lugar, se analizó la probabilidad de que
ocurra el daño, que sería la estimación
de la posibilidad con la que el daño
puede materializarse. A cada uno de
estos factores le corresponde un valor
determinado (Tabla1).
En la Figura 2 se establecen los
niveles de riesgo en función de la pro-
babilidad de que el daño se materialice
y de la gravedad de sus consecuencias
esperables mediante una matriz. El
nivel de riesgo es el resultado de mul-
tiplicar la probabilidad de que ocurra el
daño por la gravedad de las consecuen-
cias esperables. Así, se clasificaron
los daños desde ligeramente dañinos
(valores entre 0 y 4) a extremadamente
dañinos (valores mayores a 49).
Después de estimar el nivel de
riesgo, se establecieron unos criterios
de actuación para evitar o disminuir
sus consecuencias lesivas, procedien-
do prioritariamente en función del nivel,
y planificando la acción preventiva y
su temporalización basándose en los
criterios expuestos en la Tabla 2 (Vélez,
2000; Gassent, 2002; Rescalvo, 2002;
Fernández y Martínez, 2002)
Fase 4. Medidas preventivas
a adoptar
Una vez determinados y valorados
los riesgos, se propusieron las medi-
das preventivas para corregir, disminuir
y controlar los riesgos detectados. En
este sentido, es fundamental planificar
controles periódicos para evaluar la efi-
cacia de las medidas adoptadas.
Los dos primeros apartados se pue-
den realizar trabajando con el operativo
de incendios forestales, o bien obser-
vando cómo se realizan las tareas. Así,
los puestos de trabajo estudiados son:
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
25
Para la probabilidad
Nunca ha ocurrido
Se tienen noticias
Ocurre en un 20% casos
Ocurre en un 50% casos
Resulta lógico y seguro
Para la gravedad
< 1 día de baja
1 a 15 días de baja
15 a 90 días de baja
>3 meses de baja
Caso de muerte
Valor
1
3
5
7
10
Tabla 1. Valores de la gravedad del daño y probabilidad de que se produzca
1
3
5
7
10
1
1
3
5
7
10
3
3
9
15
21
30
5
5
15
25
35
50
7
7
21
35
49
70
10
10
30
50
70
100
Gravedad
P
Pr
obabilidad
Valores de 1 a 4: riesgo
trivial
I
Valores de 5 a 9: riesgo
tolerable
II
Valores de 10 a 24: riesgo
moderado
III
Valores de 25 a 48: riesgo
importante
IV
Valores > 49: riesgo
grave e inminente
V
Figura 2. Probabilidad de que se produzca el daño y gravedad del daño ( Norma UNE 81900/96 EX)
Enríque
Rodríguez
Salinero
Enríque
Rodríguez
Salinero
Equipos se extinción y seguridad para la extinción
Herramientas manuales destinadas a la extinción de incendios forestales
background image
operadores de herramientas manuales
y mecánicas, conductor de tractor de
cadenas y conductor de vehículo auto-
bomba.
RESULTADOS
A
l estudiar los riesgos laborales en
el operativo de extinción incendios
forestales, analizando las tareas en
cada puesto de trabajo y tras realizar
consultas con los trabajadores, se pu-
do comprobar que los riesgos con ma-
yor porcentaje de aparición son: 1 y 2
(Caídas de personas a distinto y al mis-
mo nivel, 83% y 77% respectivamente).
También los riesgos 8 (Golpes/cortes
por objetos y herramientas, 76%) y 23
(Exposición a agentes químicos, 76%)
(Figura 3).
En la Figura 4 puede observarse
cuál es el nivel de riesgo alcanzado por
cada tipo de riesgo (Valoración de cada
26
n.
o
24, 4
o
trimestre 2003
Tabla 2. Criterios de actuación según el nivel de riesgo
- No se requiere acción singular.
- No intervención.
- No se necesita mejorar la acción preventiva en general.
- Se tienen que considerar soluciones con mejor
rendimiento.
- Comprobaciones periódicas para asegurar las medidas
de control.
- Intervención selectiva, previa justificación.
- Hacer esfuerzos para reducir el riesgo, con
investigaciones necesarias.
- Implantar las medidas en un período determinado.
- Si existe gravedad > 7, revisar, con precisión,la
probabilidad.
- No comenzar el trabajo hasta reducir el riesgo.
- Se precisarán recursos considerables.
- Si se está realizando el trabajo, remediar el problema
en un plazo mínimo.
- No se debe comenzar o continuar el trabajo hasta
reducir el riesgo.
- Si no es posible reducir el riesgo, se tiene que prohibir
el trabajo.
I. TRIVIAL
(1 - 4)
II. TOLERABLE
(5 - 9)
III. MODERADO
(10 - 24)
IV. IMPORTANTE
(25 - 48)
V. GRAVE E INMINENTE
(> 49)
Riesgo aceptable
Acciones condicionadas a corrección
de riesgos de mayor nivel, salvo
situaciones puntuales que lo
justifiquen.
Adopción de acciones correctoras
tanto más urgentes e importantes
cuanto más graves sean las
consecuencias previstas
Situación crítica.
Riesgo grave e inminente.
Nivel de riesgo
Acciones preventivas
Acción y temporalización
P
.

Martín
Pinto
Tabla 3. Riesgos y niveles de las tareas más peligrsas en cada puesto de trabajo
Puesto de trabajo
Operador de
herramientas
manuales
Operador de
herramientas
mecánicas
Conductor de tractor
de cadenas
Conductor de vehículo
autobomba
Tarea
Sofocación
Línes de defensa
Talado
Ataque directo
Retardes
Impulsión
Riesgo
Incendios
Golpes/cortes
Proyecciones
Golpes/cortes
Atrapamientos
Caída de objetos
Agentes físicos
Agentes químicos
Agentes químicos
Nivel de reisgo
50
56
45
56
54
45
42
49
49
Personal del operativo de extinción recogiendo
ordenadamente el material.
Realizar adecuadamente esta acción es esencial
para el coreccto mantenimieto de los materiales
background image
riesgo). Se pudo ver que el tipo de peli-
gro que entraña mayor riesgo es el 17
(Contactos con sustancias caústicas o
corrosivas, valor 49) que puede ir aso-
ciado al tipo de riesgo 23 (Exposición a
agentes químicos, valor 27), donde el
humo de las llamas del incendio juega
un papel importante. Destacan también
los riesgos 21 (Exposición a agentes fí-
sicos, valor 31) y 10 (Atrapamiento por
y entre objetos, valor 30). Por último,
cabe resaltar que el tipo de riesgo 24
(Fatiga mental y estrés) en la mayoría
de los casos no suele aparecer.
Analizando las tareas realizadas
por el operativo de incendios forestales
se pudo ver que (Tabla 3):
Para el Operador de herramientas
manuales la actividad más peligrosa
es la de sofocación de las llamas, para
la que se emplean batefuegos, palas
y extintores de mochila. El riesgo más
peligroso derivado de esta tarea es el
producido por las propias llamas del
incendio, ya que el personal trabaja a
pocos metros de éstas. Para minimizar
el riesgo es conveniente determinar
siempre las vías de escape al llegar al
incendio y vigilar en todo momento los
cambios meteorológicos y de la evolu-
ción del fuego que puedan sorprender
a los trabajadores.
Para el Operador de herramien-
tas mecánicas, las actividades más
peligrosas que realiza son la de aper-
tura de líneas de defensa, utilizando
motosierra o motodesbrozadora, y la
tala de troncos y poda de ramas de
los combustibles que pueden llegar a
arder (aquí se utilizaría la motosierra).
Los riesgos derivados de estas tareas
son los golpes/cortes por objetos y
herramientas, dada la peligrosidad que
entraña el manejo de la motosierra,
proyecciones de partículas al utilizar
la motosierra o la desbrozadora, y,
por último, atrapamientos por y entre
objetos al utilizar dicha maquinaria.
Para reducir los riesgos conviene com-
probar que las herramientas utilizadas
se encuentran en perfecto estado de
conservación y siempre utilizar protec-
tores manuales y faciales (Equipos de
Protección Individual).
El Conductor de tractor de cadenas
realiza una tarea complicada, como es
el ataque directo a las llamas, por lo
que está expuesto a dos tipos de ries-
gos. Por una parte, los agentes físicos,
que incluyen malas posturas, vibra-
ciones dentro de la cabina o sordera
producida por el excesivo ruido, como
la caída de objetos sobre el tractor
al realizar la tarea. Por otra, el riesgo
derivado de las propias llamas del
incendio al trabajar junto a ellas. Para
mejorar las condiciones de trabajo y re-
ducir los riesgos, el tractor de cadenas
debe ser de cabina cerrada y contar
con dispositivo de aire acondicionado
y dispositivos, también, antirruido y
antivibración.
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
27
Figura 3. Porcentaje de aparición de cada riesgo
Tipo de riesgo
Figura 4. Valoración de cada riesgo
Tipo de riesgo
Tipos de riesgos:
1. Caída de personas a distinto nivel.
2. Caída de personas al mismo nivel.
3. Caída de objetos en manipulación.
4. Caída de objetos desprendidos.
5. Pisadas sobre objetos.
6. Choques contra objetos inmóviles.
7. Choques contra objetos móviles.
8. Golpes/cortes por objetos o herrami-
entas.
9. Proyeccion de fragmentos o partículas.
10. Atrapamiento por y entre objetos.
11. Atrapamiento por vuelco de máquinas,
tractores o vehículos.
12. Sobreesfuerzos.
13. Exposición a temperaturas ambientales
extremas.
14. Contactos térmicos.
15. Contactos eléctricos.
16. Exposición a sustancias nocivas.
17. Contactos con sustancias cáusticas o
corrosivas.
18. Incendios.
19. Accidentes causados por seres vivos.
20. Atropellos o golpes con vehículos.
21. Exposición a agentes físicos.
22. Exposición a agentes biológicos.
23. Exposición a agentes químicos.
24. Otros. Fatiga mental y estrés.
Operativo de extinción bajando del helicóptero
E.

Rodríguez
Salinero
background image
28
n.
o
24, 4
o
trimestre 2003
INCENDIOS
GOLPES/CORTES CON
OBJETOS O
HERRAMIENTAS
PROYECCIONES DE
PARTÍCULAS
ATRAPAMIENTO POR Y
ENTRE OBJETOS
CAÍDA DE OBJETOS
DESPRENDIDOS
EXPOSICIÓN A AGENTES
FÍSICOS
EXPOSICIÓN A AGENTES
QUÍMICOS
- Determinar vías de escape
- Desconectar líneas eléctricas
- Conocimiento de los cambios meteorológicos
- Vigilancia de la evolución del fuego
- No huir nunca ladera arriba cuando el incendio
asciende por ella
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
- Buen estado de conservación de las herramientas.
- Separación entre trabajadores al trabajar con ellas
- Transportar las herramientas correctamente
enfundadas
- Utilizar guantes de cuero
- Comprobar partes cortantes y punzantes
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
- Utilización de protectores.
- Fijar correctamente las herramientas
- Especial atención en la impulsión del agua
- No dirigir el chorro de agua hacia los compañeros
o zonas próximas
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
- Vestimenta debidamente ajustada
- No acercarse a la maquinaria cuando está en
funcionamiento
- Utilizar correctamente la maquinaria
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
- No colocarse debajo de ramas o troncos
- Estudiar la dirección de caída de los árboles a
derribar
- No dirigir el chorro de agua hacia ramas secas
- No cortar por encima de los hombros
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
- La maquinaria debe contar con dispositivos antirruido
y antivibración
- La cabina de los tractores de cadenas debe ser
cerrada
- Contar con dispositivo de aire acondicionado
dentro de la cabina
- No trabajar con silenciadores estropeados
- Posturas ergonómicas
- Sustituir productos químicos peligrosos por otros
menos peligrosos
- Mantener la distancia de la fuente de emisión
del agente
- Aclarar los recipientes usados con retardantes
- Fomentar la higiene personal
- Utilizar Equipos de Protección Individual (EPI)
RIESGOS MEDIDAS PREVENTIVAS
Tabla 4. Medidas preventivas
Equipo de protección individual (EPI)
Cortafuegos en el puerto de El Pico (Ávila)
Helicóptero para el transporte del personal en la
base de incendios de Medina de Pomar (Burgos)
E.

Rodríguez
Salinero
E.

Rodríguez
Salinero
E.

Rodríguez
Salinero
background image
29
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
Para el Conductor de vehículo au-
tobomba las tareas más peligrosas
que realiza son la utilización de sus-
tancias retardantes y la impulsión del
agua hacia las llamas del incendio
forestal (NIETO, 2000). Los riesgos de
mayor valoración asociados a dichas
tareas serían la exposición a agentes
químicos y el contacto con sustancias
cáusticas o corrosivas (las sustancias
retardantes son tóxicas). Es convenien-
te estudiar la posibilidad de sustituir
los productos químicos peligrosos por
otros que entrañen menos riesgo para
el usuario.
Después de analizar las tareas más
peligrosas y los riesgos asociados a
ellas se proponen medidas preventivas
para conseguir que se minimicen los
riesgos más peligrosos anteriormente
vistos. En la Tabla 4 pueden obser-
varse las medidas preventivas más
importantes asociadas a los riesgos
que suponen mayor peligrosidad para
el operativo de incendios forestales.
En todas ellas destaca como denomi-
nador común la utilización del Equipo
de Protección Individual por parte de
los operarios.
BIBLIOGRAFÍA
GASSENT R, RESCALVO F., FERNÁNDEZ M., y MARTÍNEZ I. (2002). Análisis y evaluación
general de los riesgos laborales. Manual de prevención de riesgos laborales I. Madrid.
MARTÍNEZ E. (2000). Métodos de extinción. En: Vélez (2000). La defensa contra incendios
forestales. Madrid.
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE (Dirección General para la Conservación de la
Naturaleza). Series de 1997, 1998, 1999, 2000 y 2001. Documentos de incendios forestales.
Madrid.
MUÑOZ M. A. (2000). Apuntes de incendios forestales de la Escuela Técnica Superior de
Ingenierías Agrarias. Palencia.
NIETO R. (2000). Manual de mecanización forestal. Jaén.
PASCUAL I. (2000). El personal en la extinción. En: Vélez (2000), La defensa contra incen-
dios forestales. Madrid.
TRAGSA. (2002). Atlas Forestal de España. Madrid.
VÉLEZ R. (2000). La defensa contra incendios forestales. Madrid.
Vehículo autobomba de la Comunidad Autónoma de Castilla y León
Base de incendios del puerto El Pico
AGRADECIMIENTOS
L
os autores desean agradecer
la colaboración de D. Domingo
Villalba Indurria, Jefe de Sección de
Lucha contra Incendios Forestales
en la Dirección General del Medio
Natural de la Junta de Castilla y León,
por facilitar valiosa información, es-
encial para elaborar este trabajo.
Y de D. Martín Ángel Muñoz López,
Jefe de la Sección de Protección de
la Naturaleza, Servicio Territorial de
Medio Ambiente de Palencia, Junta
de Castilla y León, por el continuo
seguimiento y revisión del trabajo.
CONCLUSIONES
D
ada la alta peligrosidad que los
incendios forestales suponen
para el operativo de extinción, es
necesario analizar los riesgos más
importantes a los que se expone
este personal en las labores de ex-
tinción. Gracias a este análisis, se
concienciará a los trabajadores de
los peligros a los que se exponen al
realizar las tareas de extinción en
sus puestos de trabajo. Es impre-
scindible adoptar medidas preven-
tivas que se adapten a cada tipo
de riesgo. Por ello son muy impor-
tantes los Equipos de Protección
Individual (EPI) necesarios para re-
alizar las tareas de extinción de
incendios forestales, los cuales
protegerán a los trabajadores de
los riesgos existentes.
Por último, cabe decir que para
elaborar esta información y que
sea realmente eficiente para re-
ducir la siniestralidad en los traba-
jadores que realizan las tareas de
extinción de incendios forestales
es fundamental la colaboración de
todo el personal implicado.
E.

Rodríguez
Salinero
E.

Rodríguez
Salinero