background image
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
55
TÉCNICA
COMUNICACIÓN
José Manuel Nicolás Zabala
Doctor Ingeniero de Montes
Consejería de Medio Ambiente
y Ordenación del Territorio de
la Comunidad de Madrid.
Incendios forestales IV:
Documentación técnica
de la evolución, control y
liquidación de un incendio
España tiene un territorio forestal que se encuadra en el llamado arco
mediterráneo. Los episodios meteorológicos, los modelos de combustible
y la humanización del territorio conforman un paisaje muy proclive a
sufrir todos los años numerosos, peligrosos, grandes y graves incendios
forestales, muchas veces de trágicas consecuencias.
En las últimas décadas se ha quemado buena parte del monte
español reiteradas veces, sin que, al parecer, los responsables políticos
hayan acertado a crear un modelo de prevención, detección y extinción
que palie tales siniestros.
A los profesionales del ramo nos "organizan" de múltiples y
variopintas formas, sin ponerse de acuerdo en cuál sería la menos
mala para la defensa de los ecosistemas forestales.
La ciencia que existe alrededor del mundo del incendio forestal no
es exacta, y su investigación debe hacerse con estudios, observaciones y
tomas de datos basados en la experiencia que nos proporciona el asistir
durante, por desgracia, tantos años a incendios forestales.
Porque hemos estado presentes en muchos incendios forestales,
algunos con temibles y amargas consecuencias, pero hemos obtenido
pocos conocimientos que estén documentados. Casi siempre queda sólo
la experiencia personal, de difícil transmisión a generaciones futuras.
Son, como se ha dicho, pocas las ocasiones que se han documentado
científicamente los incendios forestales. Nos dedicamos como locos a las
tareas de extinción, muchas veces con medios y estrategias no idóneas,
sin poder atender simultáneamente a los trabajos precisos para estudiar
e investigar estos siniestros.
background image
56
n.
o
31
E
n la actualidad, la información
sobre el desarrollo y los resul-
tados finales de la extinción
y su investigación correspon-
diente no describen en profundidad
todo lo sucedido en el siniestro, ya
que en muchas ocasiones se limita
a ofrecer sucintos datos estadísticos
que no aportan nada a la ciencia fo-
restal relacionada con los incendios
forestales, lo que impide profundizar
en el análisis crítico de lo sucedido en
dichos incendios.
La toma de datos debe realizarse,
prioritariamente, durante las diferentes
fases del incendio y de forma directa.
Es lógico que las personas implicadas
en el operativo de extinción no puedan
acometer este tipo de trabajo.
Se hace, por tanto, necesario el
estudio in situ y la descripción de to-
dos los elementos que intervienen en
el proceso de generación, detección
y extinción del incendio forestal para,
a través de un tratamiento adecuado
de la información recopilada, conse-
guir un diagnóstico técnico y objetivo
por elemento, por área y del conjunto
que permita maximizar la eficacia del
operativo mediante la optimización de
los recursos, a la vez que efectuar un
juicio crítico que mejore globalmente el
sistema.
Se pretende documentar, me-
diante la recopilación de datos,
el comportamiento del fuego en
relación a los medios empleados
en su extinción. Dicha tarea se
llevará a cabo en el lugar donde
éstos ocurran, analizando los
distintos aspectos que intervie-
nen en su origen y desarrollo,
los resultados de la aplicación
de los distintos tipos de ataque y
tácticas de intervención emplea-
dos para su extinción, siempre
teniendo en cuenta el episodio
meteorológico y los caracteres
topográficos concretos que en
cada caso concurran.
Se considera prioritaria la to-
ma de datos del comportamiento
del fuego según los diferentes
modelos de combustible afecta-
dos, para así conocer de una vez
por todas cómo arden nuestros
modelos y no seguir copiando
los foráneos. Con tal fin, en la
Comunidad de Madrid, para la
campaña de 2004 fueron crea-
dos -a título experimental- unos
equipos llamados "documentalistas de
campo", ajenos al operativo de ex-
tinción y que, con todos los medios
técnicos disponibles, efectuaron un
reconocimiento pormenorizado de los
factores que influyeron en el desarrollo
de cada uno de los incendios, analizan-
do tanto el comportamiento del fuego
en el tiempo y en el espacio como la
actuación de los medios activados para
sofocar el siniestro. Los datos obteni-
dos servirán en el futuro para elaborar
procedimientos operativos más ade-
cuados, dirigidos a los distintos grupos
o tipos de casos que a los efectos
sean definidos, con el objeto de reducir
el grado de improvisación en la toma
de decisiones durante la extinción y
optimizar la eficacia en el empleo de
los medios con los que se cuenta. Una
evaluación objetiva de los medios nos
permitirá dimensionar de manera más
adecuada el operativo a movilizar. Se
pretende con ello evitar que los medios
estén infradotados, con el consiguien-
te aumento de superficie quemada y
probabilidad de aparición de grandes
incendios; y de paso, conseguir en la
medida de lo posible que no se pro-
duzca el efecto contrario, esto es, la
existencia de procesos de inflación de
medios que induzcan a un desajuste
negativo entre la eficacia operativa y la
económica.
Es muy importante la determinación
en el tiempo de los distintos períme-
tros según el desarrollo del incendio,
así como la posición y trabajos de los
diferentes medios movilizados. Para lle-
var a cabo dicho trabajo se dispuso de
3 equipos formados por dos técnicos
forestales cada uno, que efectuaron en
diferentes turnos durante las 24 horas
de cada día la recopilación de datos
en los incendios que tenían lugar en el
área de la Comunidad de Madrid asig-
nada para cada grupo.
La movilización automática de un
grupo se desencadena por la noticia de
la existencia de un incendio en terreno
forestal en su zona de trabajo, o en
cualquier otro caso en que fuera reque-
rida su actuación.
Los grupos de trabajo de documen-
talistas de campo antes citados conta-
ron con la siguiente dotación:
· Vehículo todo-terreno, con emiso-
ra móvil y portátil
· Equipos informáticos con Sistema
de Información Geográfica y comunica-
ción digital de datos e imágenes con la
Central de Incendios Forestales
· Sistema de posicionamiento GPS,
en vehículo y portátil
· Cámaras digitales: fotográficas y
de vídeo
· Prismáticos
· Estación meteorológica por-
tátil
· Cronómetro y brújula
La metodología de la toma
de datos por siniestro se resume
en:
· Parte de actuación con loca-
lización, desarrollo del incendio,
datos del incendio y medios movi-
lizados. Croquis de la actuación
· Plano de la ortofoto digital
con el perímetro del incendio
· Datos sobre condiciones
meteorológicas
· Informe fotográfico
· Comportamiento del fue-
go según los diferentes tipos de
combustibles
· Propagación del fuego y ac-
tuaciones en el incendio
· Análisis y conclusiones
Como ejemplo se adjunta el
informe final y la documentación
de un incendio forestal que se
produjo en el año 2004.
Ismael
Muñoz
background image
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
57
* LOCALIZACIÓN.
Término municipal: El Berrueco (Madrid)
Nombre del monte: Peñáguila
Paraje de inicio: Carretera M-127
Referencia: GPS, coordenadas UTM: 30T 0453146 Norte
4527154 Oeste
* FECHA
Inicio: 30/07/04, hora 15:20
* CONDICIONES METEOROLÓGICAS
Temperatura: 32
o
C
Humedad relativa: 40 %
Velocidad del viento: 4 km/h
Dirección del viento: SO
Humedad de los combustibles finos muertos (HCFM): 6 %
Probabilidad de ignición: 60 %
* TOPOGRAFÍA.
Altitud del punto de inicio: 959 m
Pendiente media de la zona: 15 %
Exposición: principalmente SE
* COMBUSTIBLES
Modelo 7: Enebrales con matorral alto y denso de jara y cantueso. Incluye formaciones de matorral o arbolado con conti-
nuidad horizontal y vertical del combustible. Esta formación continua puede estar formada por uno o varios estratos, de
alturas alrededor de los 2 m. Roca aflorante
Modelo 2: Pastos xerofíticos con arbolado disperso de rebollo y fresno. Está formada por combustible de superficie, de
pequeña altura (menos de un metro), pero puede presentar densidades bastantes altas. Roca aflorante.
* COMPORTAMIENTO DEL FUEGO
Los parámetros del comportamiento del fuego en el modelo 7 tomados a las 15:55h son:
* SUPERFICIES RECORRIDAS POR EL FUEGO
Arbolada: 3,00 ha
Desarbolada: 1,70 ha
* PROPAGACIÓN DEL INCENDIO
Recogida de datos por el equipo de medición
El equipo de medición llega al incendio a las 15:48 h. La mayoría de los medios se concentran inicialmente en el flanco
Este para proteger las viviendas.
Velocidad de propagación
(m/min)
Altura de llama
(m)
Ángulo de llama
(o)
Longitud de llama
(m)
0,90
1,50
70
1,50
Información y documentación de un incendio en "Peñáguila" El Berrueco
En la ortofoto se representa el perímetro final del incendio.
background image
58
n.
o
31
Reconstrucción de la propagación del incendio
A partir de los datos GPS tomados en distintos puntos a lo largo del perímetro del incendio, se representa la proyección
geométrica final del incendio. La superficie total afectada es de 4,70 ha.
Los dos modelos de combustibles presentes (2 y 7) aparecen en proporciones similares.
La forma geométrica final del incendio se puede asimilar a una elipse. El fuego evoluciona a favor de viento y pendiente,
aunque es esta última componente la que tiene más peso, ya que el viento de componente SO tiene una velocidad de 4
km/h. El incendio se origina en la zona próxima a la carretera, con pastos y matorral como principales elementos propa-
gadores.
Recursos humanos y materiales empleados
en la extinción
2 Brigadas helitransportadas
1 Jefe de extinción
3 Agentes Forestales
2 Técnicos de campo
2 Retenes de Medio Natural
5 Dotaciones de bomberos
1 Brigada de actuación especial con 2 vantac
1 Helicóptero bombardero
1 Helicóptero de coordinación
1 Nodriza
1 Retén de apoyo
2 Guardias Civiles
Desarrollo de las operaciones de combate
El Retén de Puentes Viejas da la alarma a las
15:20 h.
La primera dotación de bomberos que llega a
la zona se sitúa en el flanco Este, protegiendo
las viviendas. Posteriormente, apoyando a
esta dotación, realiza descargas el helicóptero
bombardero.
A las 15:30 h llega el retén de El Berrueco
con un Agente forestal y se sitúan en el flanco
Oeste, apoyándose en la carretera y avanzando
por este flanco en dirección Norte con un tendi-
do de manguera.
A las 15:34 h llega la Brigada helitranspor-
tada de Bustarviejo, que apoya al retén del
Berrueco. La helitransportada se divide en dos
grupos, asegurando el camino de la zona Norte
e intentando que no lo sobrepase. Se produce
un foco secundario que es controlado por la
Brigada de actuación especial. La helitranspor-
tada de Lozoyuela trabaja en la cabeza del incendio, donde su helicóptero realiza descargas. También en cabeza trabaja
una dotación de bomberos realizando tendido de manguera.
El primer ataque dura hasta las 16:14 h, en que el incendio se da por controlado.
El retén de Buitrago y una dotación más de bomberos llegan después de las 16:14 h, ayudando en las labores de remate,
que duran hasta las 17:02 h.
Los primeros medios en retirarse una vez controlado el incendio son las helitransportadas
La Brigada de actuación especial y el retén de Buitrago se retiran a las 17:47 h y 18:08 h respectivamente. El retén de El
Berrueco, junto a un Agente Forestal, permanece vigilando hasta las 18:58 h.
Quedan en la zona 1 Agente Forestal y 2 Dotaciones de bomberos, retirándose a las 21:07 h.
background image
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
59
* ANEJO GRÁFICO (Fotografías y vídeos)
Panorámica del incendio
A las
15:48 h llega el equipo
de documentalistas al siniestro.
Fotograma de vídeo.
Actuación en interface Urbano-Forestal
El incendio visto desde la carretera
Rematando perímetro
CONCLUSIÓN Y CIERRE
A
sí como se está realizando un gran esfuerzo en el cono-
cimiento del origen y causa de los incendios forestales
para planificar las medidas preventivas oportunas, en todo
operativo de protección del monte no deberían faltar equi-
pos de "documentalistas" destinados a enriquecer con el
análisis de los datos de campo la planificación y gestión
de la defensa de los ecosistemas forestales contra los
incendios. Incluso a pesar de que a veces pueda molestar
a los que están combatiendo el fuego que se tomen todo
tipo de datos que van a dar lugar a un informe, sea éste
positivo o negativo
En el momento en que los lectores vean estas líneas ya
me habré jubilado. Como le sucede a muchos compañeros
que nos hemos dedicado intensamente a la gestión fores-
tal, dejamos poco escrito de nuestras experiencias. Es una
pena, porque se pierden muchos años de conocimiento di-
recto de errores y aciertos, tan necesario para una ciencia
experimental.
Termino esta serie de artículos como el viejo pino
carrasco que en momentos difíciles ­o al final de su vida-
llena su copa con sus peculiares piñas. Espero que los
últimos estertores sean sólo de carácter administrativo,
para así poder, en futuras ocasiones, orientar algo más en
lo relativo a los incendios forestales, a los de ahora y a
nuevos lectores.
En cuanto a mi foto inicial, no pretende ser sino un
homenaje a los viejos forestales, esos que tanto nos ense-
ñaron y de los que, por suerte, he podido contar con varios
en mi familia.
Incendio controlado